HISTORIAS DESTACADAS

Travesía Sagrada Maya (Experiencia de un novato)

Responsable de nota: Iván Miranda
marzo 26, 2019 | Sección: cultura | Artículos sobre: travesías culturales del mundo
Travesía Sagrada Maya (Experiencia de un novato)

Despertarte a las 05:00 a.m. 3 veces entre semana durante 6 meses para ir al entrenamiento físico, ¿estaría muy de weba no?  Pues esto es la TSM, llegar 06:15 a.m. al parque Xcaret y en punto de las 06:30 a.m. empezar el entrenamiento. El entrenador “Coachito” (sobrenombre que le pusimos todos), te pone la paliza de tu vida con ejercicios de cardio, fuerza y resistencia, y por si eso no fuera poco siempre va de por medio realizar 1000 lagartijas, sentadillas y abdominales (son mucho menos, pero uno así lo siente, después de haber pasado tanto tiempo de sedentario).

Después no sabes si reír o llorar de tantos veteranos que llevan más de 9 años consecutivos realizando el entrenamiento y participando en la TSM, el ánimo y emoción con el que te cuentan que han remado más de 7h (35 km +-) cuando las condiciones climatológicas se ponen rudas, a la hora de remar del parque Xcaret hacia la Isla de Cozumel.

Cada día uno va obteniendo la experiencia del “remar bien” (cada remada que das debe de equivaler mínimo el peso de tú cuerpo), entre gritos de los veteranos, ampollas en tus manos, vómitos por el mareo de las olas, dolor en partes del cuerpo en las que no sabías que existía músculo, el famoso  “callo maya” (callo en las nalgas), rozadura de pezones y axilas, depilada de piernas por tanta fricción con la canoa, ojos rojos de tanta agua de mar en ellos y un hermoso color renegrido por tanto sol y sal marina en tu piel.

¿Para qué y con qué motivo hacer esto? La tradición dice que nuestros antepasados, tanto mercaderes y sacerdotes mayas trazaban rutas de navegación para comerciar productos y ciertas fechas realizaban el cruce hacia la Isla de Cozumel al templo del oráculo (la Diosa Ixchel) para pedir por la fertilidad de las tierras, salud y saber el futuro que les esperaba. Una vez dicho el mensaje se realiza el retorno para compartirlo.  Tratando de remontar esta tradición, más de 300 canoeros se preparan física y emocionalmente para esta gran experiencia.


Te vuelves parte de tu canoa, 11 personas (para mí desconocidas) se vuelven tu familia y si uno de nosotros falla todos lo hacen, concentración mental, fuerza de voluntad, buena técnica y mucha condición física es lo que se necesita para realizar una “remada larga” (3h30, 22km aprox.). Uno termina desecho pensando que se necesita el doble de tiempo para llegar a Cozumel y así cumplir con esta tradición y al otro día regresar de la isla para traer el mensaje.

Cada uno tiene un propósito para realizar la TSM, unos por la experiencia, por el ejercicio, otros por sentirse “cool”, en lo personal yo me estoy preparando para honrar a nuestros antepasados.

Mayor información: http://www.travesiasagradamaya .com.mx/ historia.php


palabras clave de la entrada: mayas, Xcaret, callo maya, Cozumel, Ixchel, travesía sagrada maya

historias relacionadas