HISTORIAS DESTACADAS

No siempre quisimos ser madres

Responsable de nota:
julio 1, 2019 | Sección: ciencia & tecs destacado | Artículos sobre: divulgacion científica sobre temas de salud, higiene, farmacología y su relación con el cuerpo animal
No siempre quisimos ser madres

Ojo: este texto no tiene como fin difundir el aborto clandestino, considero que es urgente el aborto legal, seguro y gratuito en cada espacio del mundo donde exista una mujer que lo llegara a necesitar. 

Se piensa sobre todo en espacios conservadores, que con la llegada del feminismo llegó el deseo femenino de abortar, la decisión de no ser madres, y el goce de la vida sexual sin el más mínimo deseo de procrear optando por el uso de anticonceptivos, sin embargo no es tan sencillo. Diferentes textos hablan del uso de las plantas emenagogas; aquellas que tienen la capacidad de estimular el flujo sanguíneo en el área de pelvis y el útero, y de alguna manera, provocar la menstruación o en su caso, como un método abortivo herbal.

Este era un conocimiento que se compartía y circulaba entre mujeres, en especial entre parteras y curanderas, hasta que con la cacería de brujas y la llegada de la clínica moderna estos saberes se excluyen e invisibilizan como pecaminosos, ignorantes, y sobre todo, no-científicos; bajo el paradigma de que lo científico es el conocimiento que dictan los señores con bata blanca y múltiples equipos de laboratorio e innegablemente, entonces, debe ser verdadero.  

Pero no todo está perdido… creo que se puede ver aún el sutil destello de estos conocimientos cuando, por ejemplo, nuestra abuela, mamá, amiga, tía nos dicen algo así: “Ten tómate un tecito de manzanilla para los cólicos”


Y quizá no les sea tan claro que la manzanilla al tener esta capacidad de aumentar el flujo sanguíneo hacia el endometrio, facilite el trabajo del potente músculo uterino (miometrio) de contraerse para desprender este tejido endometrial que nace y se regenera mes con mes por que al final de cuentas, estas excesivas contracciones uterinas son las que nos provocan este dolor de tipo cólico; por eso, guapas, entre más fluidas más tranquilas.

El detalle con el aborto herbal es que: con la hierbas no se juega. Puede resultar peligroso si se toma en dosis altas, o se combina con otras que potencialicen su efecto. Es necesario si alguna mujer decide optar por este método esté asesorada con mujeres que lo hayan practicado antes y tenga experiencia en el manejo de la medicina herbolaria, y sobre todo, estar muy en sintonía con sus procesos fisiológicos y menstruales.

Por ejemplo la ruda es muy famosa en su utilización como planta abortiva, su acción es gracias a  principios tóxicos:  barborinina, graveolinina, citisina o metilnonilcetona. Estos provocan el aumento de la circulación en la zona uterina provocando menstruaciones forzosas, además la ruda trabaja estimulando  la adrenalina, que es la respuesta hormonal a las situaciones de estrés o peligro. Al prolongar su acción reduce la permeabilidad capilar en los tejidos uterinos, lo que causa que el endometrio no sea útil para el cigoto. Sin embargo su dosis excesiva y frecuente puede ser perjudicial al punto de provocar hemorragias uterinas, daño al riñón e hígado.


Ilustración de su servilleta: ig: @gegecreaciones
Poema de Gachi Krause

Para un aborto herbal efectivo deberá combinarse una serie de plantas de acuerdo al ciclo menstrual y estado en el que se encuentre, es decir, si una ha decidido – o se ha dado cuenta- de la probabilidad del embarazo antes o después de la implantación. 

Antes de la implantación es el periodo de tiempo entre el coito sin protección anticonceptiva y seis u ocho días después. Es importante, insisto, conocer nuestro ciclo y saber qué riesgo de embarazo existe y entonces actuar con base en ello. Para estas situaciones deberán utilizarse plantas que interfieran con la producción de progesterona, hormona que contribuye a la implantación del cigoto, tales como; zanahoria silvestre, corteza de la raíz de algodón o ruda. 

Después de este periodo es muy probable que la implantación ya haya ocurrido, entonces se deberá utilizar estas plantas con acción antiprogesterona, y además, plantas que ayuden a contraer y estimular el útero, y otras que ayudan a dilatar y suavizar el cérvix.

Cuando me encontraba en mi estudios de Partería Profesional, me tocó ir a Donají Oaxaca dónde conocí Parteras Tradicionales, que no ejercían debido a la criminalización de su labor, sin embargo fue sumamente placentero charlar con ellas y darme cuenta de que aún sabían qué plantas se utilizan para estos casos.
Es curioso que quizá no decían explícitamente que estaban a favor de que las mujeres abortaran o que pudieran contar con esta opción, simplemente platicaban qué plantas se utilizan en esas ocasiones, y cuáles no deben tomar las mujeres gestantes que decidieran continuar con su gestación. Cabe mencionar que estas plantas no son sólo útiles para provocar un aborto, pueden utilizarse también para el caso de aborto en evolución, huevo muerto retenido, o en caso de emergencia, como lo es una placenta retenida.

A pesar de que en la Ciudad de México el aborto es legal desde el 2007, mujeres en otros lugares del país no contamos con ese privilegio, quizá sea fácil, para las que tienen la posibilidad económica para así hacerlo, viajar a esta ciudad y poder acceder a un aborto seguro. Afortunadamente existen asociaciones como el Fondo María que ayuda económicamente a mujeres lejos de la capital a poder tener esta oportunidad, el detalle es que ésta no es la solución a un problema tan grande como es la falta de acceso a un aborto seguro gratuito y legal en cada esquina del país.
Mientras el Estado no garantiza nuestra salud sexual y reproductiva, se han creado redes de apoyo autogestivas que difunden información y acompañan durante el proceso de aborto. Una de estas redes es de Tijuana, y he tenido la linda experiencia de platicar y conocer a algunas de sus miembras: Acompañamiento Feminista; Aborto Seguro Red Tijuana de la Colectiva Bloodys y Projects.

Es así como no han terminado de cazarnos, ya sea en una macetita de ruda o en una caja de misoprostol, llevaremos la opción en nuestras manos y crearemos círculos de mujeres que se apoyan, deciden y acompañan. Parafraseando una linda canción: Si no nos cuida el Estado, cuidémonos entre nosotras que nos amamos.


palabras clave de la entrada: aborto, sexualidad femenina, embarazo, maternidades, barborinina, graveolinina, citisina, metilnonilcetona, ruda

historias relacionadas